top of page

Pronóstico a largo plazo del trastorno límite de la personalidad

Corrine R. Stoewsand, Ph.D.

El Trastorno Límite de la Personalidad (BPD, por sus siglas en inglés) fue una vez utilizado como una etiqueta peyorativa por los médicos para los pacientes intratables. Se consideraba un trastorno crónico de por vida y muchos médicos querían evitar trabajar con pacientes tan difíciles.


Gracias a los avances en la investigación y el tratamiento del TLP, es de esperar la remisión y recuperación de esta enfermedad. Para ser claros, el término "remisión de diagnóstico" se refiere a la condición en la que una persona con TLP ya no cumple con más de dos de los nueve criterios de diagnóstico. (Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, uno debe cumplir con al menos cinco de los nueve criterios para ser diagnosticado con TLP). El término "recuperación" se basa en una evaluación del funcionamiento social y vocacional (hacerlo bien en el trabajo o en la escuela y tener relaciones interpersonales significativas).

 

“Remisión”: una persona no cumple con más de dos de los nueve criterios para TLP durante al menos dos meses

“Recuperación”: una persona funciona bien en la escuela o el trabajo y tiene relaciones interpersonales significativas durante al menos dos años

 

Dos estudios de investigación separados iniciados en la década de 1990 siguieron el curso a largo plazo del trastorno límite de la personalidad. El Estudio McLean de Desarrollo de Adultos de 290 personas con TLP fue el primer estudio y comenzó en 1992, dirigido por Mary Zanarini. El segundo estudio, conocido como Estudio Colaborativo Longitudinal de Trastornos de la Personalidad, fue lanzado en 1996, dirigido por John Gunderson, y siguió el progreso de 175 personas diagnosticadas con TLP.


Ambos estudios incluyeron personas que estaban en algún tipo de tratamiento al inicio. El primer estudio comenzó con pacientes internados en el hospital McClean. El estudio colaborativo incluyó pacientes psiquiátricos hospitalizados y ambulatorios de 12 instituciones diferentes. Ambos estudios incluyeron personas con otros tipos de trastornos de personalidad como comparaciones. Ambos estudios midieron el funcionamiento social y vocacional y la salud física de los participantes cada dos años por personal de investigación que no tenía acceso a la información recopilada previamente ("evaluadores ciegos").


El Estudio Colaborativo publicó sus hallazgos después de 10 años y el Estudio McClean continuó publicando investigaciones después de 20 años. Un resumen de remisión y recuperación en cada uno de los estudios mostró resultados similares, a pesar de algunas diferencias en la definición y medición de estos dos factores.


El estudio de McClean definió una buena recuperación como “Algunos síntomas leves o alguna dificultad en el funcionamiento social, laboral o escolar, pero en general funciona bastante bien, tiene algunas relaciones interpersonales significativas”. La recuperación excelente se define como “si los síntomas están presentes, son reacciones transitorias y esperables a los factores estresantes psicosociales; no más que un ligero deterioro en el funcionamiento social, laboral o escolar”.


PORCENTAJE DE PERSONAS CON TLP EN REMISIÓN DIAGNÓSTICA Y RECUPERACIÓN

después de 4, 10 y 20 años desde el inicio de los estudios:

Estudio McClean


Después de 4 años:

55% Remisión diagnóstica

25% Buena recuperación

5% Excelente recuperación


Después de 10 años:

91% Remisión diagnóstica

50% Buena recuperación

25% Recuperación excelente


Después de 20 años:

99% Remisión diagnóstica

60% Buena recuperación

50% Excelente recuperación

Estudio Colaborativo


Después de 4 años:

50% Remisión diagnóstica (mantenida durante los 12 meses anteriores)

60% Remisión diagnóstica (mantenida durante los 2 meses anteriores)

25% Buena recuperación

5% Excelente recuperación


Después de 10 años:

91% Remisión diagnóstica mantenida durante los 2 meses anteriores

85% Remisión diagnóstica mantenida durante los 12 meses anteriores

45% Buena recuperación

25% Excelente recuperación

Desafortunadamente, la remisión diagnóstica se asoció con relaciones sociales empobrecidas, lo que sugiere que los pacientes pueden parecer remitir porque evitan las relaciones interpersonales, en lugar de desarrollar gradualmente mejores habilidades interpersonales.


Es de destacar que los síntomas agudos (p. ej., automutilación) remiten más rápidamente y recurren con menos frecuencia que los síntomas temperamentales (p. ej., depresión crónica). Nunca lograr la recuperación del TLP está asociado con el deterioro vocacional y la enfermedad física.


Mary Zanarini, autora principal del estudio de McClean, ha sugerido que los módulos de tratamiento dirigidos al funcionamiento vocacional, los síntomas temperamentales, la "determinación" (perseverancia) y la resiliencia (volver a intentarlo después del fracaso) podrían permitir que las personas con TLP superen las dificultades temperamentales, como volverse fácilmente abrumados o demasiado desalentados, así como aliviar parte de la vergüenza y el sufrimiento de estas personas.


En resumen, el TLP se puede tratar y las personas se pueden recuperar. Estos estudios siguen el curso naturalista del diagnóstico, independientemente del tratamiento a lo largo del tiempo. Por supuesto, todavía hay margen para mejorar más los resultados, pero hoy en día existe una esperanza real para las personas diagnosticadas con TLP.

32 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page